Los cientos de terremotos que están afectando la provincia de Granada en las últimas semanas, están creando una gran alarma social y según los expertos pueden prolongarse durante meses

Según los expertos, la actividad sísmica que está sacudiendo recientemente la provincia de Granada podría prolongarse durante semanas e incluso meses. Centenares de terremotos y sus correspondientes réplicas, que han alcanzado los 4,5 grados de intensidad en la escala de Richter, han sacado a la gente de sus casas y han creado una gran alarma social.

La provincia de Granada, que ha sufrido más de 300 terremotos desde diciembre, tiene la mayor sismicidad de toda la Península Ibérica. Según el Instituto Geográfico Nacional (IGN) en ocasiones se han localizado temblores a 600 kilómetros de profundidad, cuando lo habitual es hasta 30 kilómetros, ya que a esa profundidad todo se transforma en capas semilíquidas. La zona también tiene correlación con el Anillo de Fuego del Pacífico y con el resto de franjas con más riesgo sismológico del planeta.

En España existe una normativa de construcción sismo-resistente de obligado cumplimiento. En la zona de Granada, al hallarse sobre una falla geológica activa, los parámetros son incluso más restrictivos. Pero ¿es el hormigón y la construcción tradicional la mejor opción para una zona de alto riesgo sismológico?

ARQUIMA (www.arquima.net), la compañía líder en España especializada en construcción pasiva industrializada, que en 2008 creó su propio sistema constructivo basado en entramado ligero de madera, defiende las cualidades constructivas de este material frente a cualquier otro ante la actividad sísmica.

El equipo de ARQUIMA ha desarrollado un prototipo de vivienda de entramado ligero de madera, que cumple la exigente Norma Sismo-resistente española para la zona andaluza (Real Decreto 997/2002 de 27 de Septiembre (Norma de Construcción Sismo-resistente NCSE-02). La madera utilizada está perfectamente preparada en todas las etapas y se han usado conectores de metal para garantizar una conexión perfecta.

Con este proyecto, ubicado en la localidad granadina de Otura, ARQUIMA pretende extender la importancia de tener un entorno construido con la máxima eficiencia energética, sostenibilidad y hogares y construcciones seguras y resistentes frente a los terremotos, entre los profesionales y la población civil.

Se trata de una vivienda de 200 m2 distribuidos en dos plantas, diseñada por la arquitecta de ARQUIMA Ana Carvajal y construida el pasado año, que basa su diseño en criterios bioclimáticos y de casa pasiva buscando una alta eficiencia energética.

En esta casa de madera, la primera construida por ARQUIMA en una zona de alta exigencia sísmica, viven una pareja joven y sus tres hijos y están muy satisfechos. Consideran que ha pasado la prueba de estos últimos sismos con sobresaliente, ya que la estructura no ha sufrido ningún daño y la sensación de vibración que han ocasionado los terremotos ha sido casi imperceptible para ellos.

La fachada principal está orientada a Sierra nevada. El volumen arquitectónico es compacto para potenciar la estanqueidad de la envolvente y tiene forma de prisma. Esta continuidad de forma y volumen en ambas plantas también ayuda al comportamiento anti-sísmico del edificio.

Dadas las características del terreno, la cimentación se realizó con zapatas cuadradas aisladas y corridas bajo muros de sótano, unidas entre sí mediante vigas de atado. La estructura portante del edificio se fabricó mediante pórticos planos de entramado ligero de madera de abeto a base de montantes que hacen la función de pilares y vigas. En varios puntos, dichos pórticos se arriostraron transversalmente también con estructura de madera. La estructura horizontal y la cubierta también se resolvieron mediante forjados de entramado de madera.

Según José Antonio González, fundador y CEO de ARQUIMA: “Cuando se produce un terremoto los edificios vibran al ritmo de una aceleración sísmica determinada y sufren una deformación estructural, en especial de carácter horizontal. Las partes menos rígidas deben poder vibrar o deformarse y las partes más rígidas deben poder desplazarse con holgura sin llegar a romperse. Si la tierra temblase en España con la fuerza con la que lo hace en Estados Unidos o en Japón, las edificaciones menos elásticas, como los edificios tradicionales e históricos, sin duda caerían”.

Una edificación sismo-resistente es aquella que se diseña y construye con una adecuada configuración estructural. Estos componentes implican, dimensiones apropiadas y materiales con una proporción y resistencia suficientes para soportar la acción de fuerzas causadas por terremotos.

Los edificios de madera tienen muchas ventajas sísmicas frente a los de construcción tradicional, ya sean de hormigón armado o de acero:

Ligereza: Los edificios con estructura de madera son entre un 72 y un 84% más livianos que los de construcción tradicional, lo que reduce las fuerzas sísmicas, que son proporcionales al peso. En caso de terremoto, a menor masa acelerada, menor compromiso estructural.

Flexibilidad: La madera es un material de naturaleza flexible con un comportamiento elástico en comparación con el hormigón. En caso de un sismo normal éste no se contorsiona, si no que se agrieta o incluso se rompe. En cambio, una estructura de madera se contorsiona de forma reversible y tiene una capacidad de absorción de choque mecánica mucho más alta que los materiales inflexibles. Los marcos de madera tienen una excelente relación resistencia/peso.

Ductilidad: Múltiples conexiones clavadas en los miembros del armazón, las paredes de corte y los diafragmas de la construcción del armazón de madera exhiben un comportamiento dúctil (capacidad de ceder y desplazarse sin una fractura frágil repentina).

Resistencia: Los edificios con estructura de madera tienden a estar compuestos de marcos repetitivos unidos con numerosos sujetadores y conectores, que proporcionan trayectos de carga múltiples y a menudo redundantes para la resistencia a las fuerzas sísmicas. Además, cuando los paneles estructurales como madera contrachapada o tablero de fibra orientada (OSB) se unen correctamente al piso de madera, techo y pared, forman diafragmas y muros cortantes que son excepcionales para resistir estas fuerzas.

Seguridad: Las edificaciones en madera cumples todos los códigos y estándares aplicables en España. Los códigos y normas que rigen el diseño y la construcción de edificios con estructura de madera han evolucionado en base a la experiencia de terremotos anteriores y la investigación relacionada. Los códigos también prescriben requisitos mínimos de sujeción para la interconexión de elementos repetitivos de armazón de madera; esto es exclusivo de la construcción de marcos de madera y es beneficioso para el rendimiento sísmico de un edificio.

A nivel internacional, las construcciones de entramado ligero de madera han conseguido salvar muchas vidas. En los terremotos de Alaska (1964), San Fernando, California (1971) Kobe, Japón (1995) la elasticidad de las estructuras fueron cruciales para evitar mayores desastres: