Bajo el lema «Fire Seminar : Podemos evitar males mayores”, Fundación Fuego organizó en Barcelona un seminario de demostraciones técnicas de fuego. El objetivo era concienciar sobre la importancia de la protección contra incendios en los edificios. 

El pasado jueves 12 de junio se celebró en Barcelona el Fire Seminar 2014, organizado por Fundación Fuego, con el patrocinio de ROCKWOOL y la colaboración de Applus, UPC, Bombers de Barcelona, Bombers de la Generalitat de Catalunya, COAC (Col·legi d’Arquitectes de Catalunya), ITEC (Institut de Tecnologia de la Construcció de Catalunya), Port de Barcelona, Incafust IEM (Institutos de Estudios Médicos) y Tecnifuego-AESPI. El evento reunió a más de 300 profesionales del sector de toda Europa, entre ellos representantes de ministerios, arquitectos e ingenieros, bomberos, compañías de seguros, protección civil, instituciones, colegios profesionales y, en general, expertos implicados en materia de protección contra el fuego y edificación.

 

La jornada giró en torno a dos factores principales: la prevención y la importancia de la elección de los materiales constructivos, que no sólo es necesario que tengan una alta clasificación de Euroclase de reacción al fuego, sino también que sean incombustibles.

Sesiones teóricas: Formación en prevención

Con la colaboración del equipo de Bombers de Barcelona, la Universidad Politécnica de Catalunya, Applus, Incafust, ITeC, y el Col·legi d’Arquitectes de Catalunya, la jornada se inició con una formación técnica en la que se desarrollaron 4 conferencias. En ellas se exponían los riesgos de los incendios en edificios, las causas frecuentes de propagación, los peligros de los humos tóxicos y la necesidad de una normativa específica de protección contra el fuego en España.

Demostraciones prácticas: Ensayos a escala real

A continuación, los asistentes se trasladaron al Port de Barcelona, donde se llevó a cabo la sesión práctica con la ayuda del equipo de bomberos de Barcelona. En total, se realizaron 12 demostraciones a escala real, con diversos productos de aislamiento, divididos en tres ensayos: 5 Room Corner Test, 3 test de cubierta y 4 test de fachada, con el fin de comprobar in situ la reacción de cada uno de ellos y conocer cuál es el adecuado según el tipo de edificio y su uso. 

 

Esta demostración puso de manifiesto que, ante distintas construcciones que son válidas en Europa y habituales en arquitectura, la reacción al fuego de cada una es totalmente distinta, por lo que la elección de los materiales resulta crucial. 

Pablo Muñoz, director de Fundación Fuego concluyó que “debemos trabajar en la prevención para lograr una sociedad más segura”.

Fundación Fuego

La Fundación es una entidad sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es conseguir que el nivel de seguridad de toda la sociedad española aumente poco a poco, difundiendo la importancia de la prevención a todos los niveles, tanto en los sectores más profesionales como en el resto de la sociedad. Para llevar a cabo esta labor, muy complicada de realizar, cuenta con el apoyo y la ilusión que nos trasmiten diariamente todos los amigos y colaboradores con los que cuenta la Fundación.

La principal inquietud de la Fundación es intentar que las consecuencias de las emergencias sean cada vez menores, una labor complicada en un país en el que la cultura de la prevención aún tiene muchísimo recorrido. Para ello creemos que es fundamental el trabajo común de todos los colectivos (Administración, mundo asociativo, empresa privada…) implicados en las emergencias

Lana de roca: Confort térmico y seguridad

Las demostraciones prácticas consistían en analizar el comportamiento al fuego de diferentes materiales y soluciones constructivas. Se realizaron en total 4  demostraciones divididas en 12 ensayos: en el primero con el ensayo de la Reacción al Fuego de materiales en el (RCT ISO 9705) Room Corner Test, el segundo con 2 ensayos de comportamiento al fuego de paneles sándwich, en tercer lugar 3 test de sistemas de cubierta tipo Deck y el cuarto con 4 test de fachada, dos de ellos fachadas tipo SATE y otros dos fachadas ventiladas. Todos los ensayos fueron supervisados por parte de personal del Laboratorio de Ensayos APPLUS.

En todos ellos, el aislamiento con lana de roca se mantuvo prácticamente íntegro, sin provocar la expansión del fuego ni humos peligrosos. Por ello, se puede afirmar que la lana de roca es un material que, además de proporcionar un óptimo confort interior de los edificios gracias a sus propiedades de acondicionamiento térmico y acústico, también es un material seguro ante posibles incendios.

Según señala Pedro Luis Fernández-Cano, “la elección de los materiales es un hecho crucial en la construcción. En el mercado hay distintos materiales pero no todos son iguales. Los aislantes plásticos, por ejemplo, aumentan el riesgo de propagación del fuego, mientras que otros como las lanas minerales, entre ellos la lana de roca, pueden soportar altas temperaturas y evitan que el fuego se propague y cause humos tóxicos”.

La prevención como método clave en la protección contra incendios

Los incendios tienen consecuencias dramáticas: La pérdida de recuerdos, de hogares, de vidas. Se calcula que más de 5.000 personas mueren cada año por causa de los incendios en la Unión Europea, la mayoría de ellas debido a la inhalación de gases tóxicos y, en menor grado, a las quemaduras.

ROCKWOOL, compañía líder en soluciones aislantes con lana de roca, advierte que, para mejorar la seguridad en las viviendas, es fundamental considerar la protección contra incendios, ya que éstos son uno de los accidentes caseros más comunes. La prevención es la base de la protección y ésta empieza en el interior de los edificios, en los materiales constructivos utilizados.