Limitar a las personas a trabajar a un único entorno está produciendo problemas de ánimo y sociabilidad, que ya se están empezando a ver sus consecuencias negativas para la salud, el desarrollo del talento y la creatividad

Estudios realizados por Actiu durante 2020 revelaron que, el 77% de los encuestados afirmaban que la parte más negativa del teletrabajo es la pérdida de la socialización y de las relaciones personales. Quizá, por ello, el 73% de encuestados prefería volver a su entorno de trabajo en la empresa, aunque teletrabajando algún día a la semana

Junto a hoteles, entornos como bancos, terminales aeroportuarias y centros de ocio podrían adaptarse a las nuevas necesidades del trabajo híbrido y convertirse en espacios de colaboración transversales

Actiu impulsa esta tendencia a través de diferentes soluciones orientadas a la creación de espacios híbridos, más eficientes, saludables y seguros

En 2021 se consolidará la nueva relación entre los modelos de vida y trabajo tradicionales, en favor de otros más humanos y sostenibles. La pandemia, el confinamiento y la prevención ante los contagios han obligado a millones de personas a trabajar desde sus casas, acelerando la implantación del teletrabajo. En el año que comienza se materializarán los nuevos modelos con una clara tendencia: los espacios híbridos.

Actiu, líder en diseño y fabricación de soluciones para espacios de trabajo y hospitality, encabeza esta tendencia, impulsando diferentes iniciativas orientadas a la creación de espacios híbridos, más eficientes, saludables y seguros, donde la experiencia de los usuarios, la digitalización y la conciliación son factores claves para el éxito del nuevo modelo.

Varios estudios realizados por Actiu durante 2020 revelaron que el 77% de los encuestados afirmaban que la parte más negativa del teletrabajo era la pérdida de la socialización y de las relaciones personales. Quizá, por ello, el 73% de encuestados prefería volver a su entorno de trabajo en la empresa, aunque teletrabajando algún día a la semana. De igual modo el 55% afirmó haber tenido o conocer a alguien con problemas y molestias asociadas al uso de un mobiliario no adecuado fruto del teletrabajo improvisado.

Según la consejera y directora de Reputación de Marca de Actiu, Soledat Berbegaltrabajar en híbrido es una tendencia y realidad. Muchas tareas administrativas y de gestión, podrán ser en remoto, pero co-crear, desarrollar un producto o servicio así como impulsar la creatividad de equipo requieren cierta presencialidad. Eso sí, cada vez se potenciarán más los proyectos y resultados, aportando responsabilidad, libertad y más confianza al empleado. Y el bienestar también contribuirá al desarrollo personal y a la presencialidad a través del diseño y el equipamiento de los espacios“.

Cambios en el estilo de vida y trabajo

En 2020, y de un día para otro, los españoles tuvieron que reinventar su estilo de vida y adaptarse a unos límites, difusos, entre la vivienda, asociada a la vida privada y el descanso, las oficinas y coworkings, concebidos como lugares donde trabajar y establecer sinergias, y el sector terciario, orientado al esparcimiento y socialización.

Tanto en las ciudades y espacios públicos, como en los entornos privados, la pandemia ha acelerado unos cambios ya anunciados, facilitados por la transformación digital. Frente a aspectos temporales, como los derivados de cuestiones sanitarias, distanciamiento social, y estándares de desinfección o ventilación, estos cambios, relacionados con la flexibilidad y la capacidad de adaptación, permanecerán en el tiempo.

Espacios híbridos

El modelo donde las oficinas eran sólo oficinas, los hogares sólo hogares y las tiendas sólo tiendas, cede protagonismo a espacios donde se mezclan los usos de manera flexible. Un formato ‘híbrido’ con mezcla de usos, que empezaban a incorporar los hoteles y que podría trascender este sector para crear espacios más flexibles y saludables centrados en las personas en muy distintos entornos como bancos, terminales aeroportuarias y centros de ocio, entre otros.

Enfoque experiencial en las oficinas: agile

Si, hace unos años, el coworking revolucionó el mercado laboral, al incorporar las denominadas ‘amenities’ al entorno profesional, ahora las oficinas apuestan por una mayor flexibilidad, espacial y de gestión. El objetivo es generar valor añadido a través de la experiencia de usuario y del bienestar corporativo, que motivan al trabajador a ir a la oficina, donde el diseño desempeña un papel fundamental.

Tras la emergencia de los coworking y la pandemia, el enfoque es mucho más experiencial. La gente quiere poder elegir dónde trabajar según la tarea o el momento vital, y es aquí donde surge la filosofía ‘agile’. Un cambio de cultura empresarial que, primando los proyectos y los resultados, aporta una autonomía, libertad y flexibilidad que impacta directamente en el diseño de los espacios corporativos, optimizando y rentabilizando los mismos con soluciones de equipamiento adaptables y polivalentes.

Flexibilidad y transversalidad

Tanto a nivel ciudad como en espacios sociales o privados, la flexibilidad y la transversalidad son factores claves de una realidad híbrida y en constante cambio. El trabajo ya no estará asociado a una única ubicación, sino a un ecosistema de localizaciones que permitirá trabajar desde, cómo y cuándo se necesite. Entornos más humanos, seguros y personalizados, definidos por la tecnología, la sostenibilidad y un diseño y equipamiento polivalente, reconfigurable y versátil que permita optimizar y rentabilizar al máximo el espacio disponible.