Los expertos apuestan por una mayor ambición en la legislación e implementación de las medidas de protección contra incendios

En el marco del Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 celebrado en la Feria REBUILD, ROCKWOOL ha organizado la mesa redonda La protección pasiva contra incendios, un derecho irrenunciable, para poner de manifiesto la necesidad de legislar en materia de protección contra incendios

 

 

El incendio de la Torre Grenfell ocurrido el año pasado en Londres y que se cobró la vida de 72 personas demostró que aún queda mucho camino por recorrer en cuanto a seguridad contra incendios en los edificios. Tras el incendio, el bombero belga Pieter Maes, un referente europeo en el estudio del comportamiento del fuego, concluyó que la forma en que se propagó el fuego en la Torre Grenfell “no fue algo inesperado debido al uso de materiales inflamables en la rehabilitación del edificio. Materiales que se utilizan masivamente en estos días”. Por eso, Maes sentenciaba “esto volverá a suceder”.

Con el caso de la Torre Grenfell como eje central del debate, Albert Grau, Public Affairs Officer de ROCKWOOL Peninsular, ha moderado una mesa redonda titulada La protección pasiva contra incendios, un derecho irrenunciable en el marco del Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 celebrado en REBUILD. En el encuentro han participado Miquel Rejat, Responsable del Servicio de Prevención de Bomberos de la Generalitat de Cataluña, aportando una visión general sobre el comportamiento del fuego en edificios en base a su larga experiencia, e Ignacio Fernández Solla, arquitecto y consultor de fachadas en ARUP, quién ha compartido las principales conclusiones del informe de peritaje de la Torre Grenfell realizado por ARUP, aportando así información clara sobre lo que allí realmente ocurrió, “un verdadero despropósito que los distintos players no debemos permitir que se repita”, sentenció Fernández Solla.

“Hemos decidido apostar por organizar esta mesa redonda, porque creemos que hoy en día se está generando un debate muy amplio entorno a la sostenibilidad y la eficiencia energética, mientras que el mensaje de la seguridad se nos está quedando atrás” señala Albert Grau, Public Affairs Officer de ROCKWOOL Peninsular, y apunta que “En el futuro será necesario legislar de manera más ambiciosa en materia de protección contra incendios, mientras tanto es necesario que toda la cadena de valor implicada en un proyecto arquitectónico tenga los mensajes muy claros, para poder ofrecérselos a su cliente, que es quién desgraciadamente, a día de hoy, no tiene el conocimiento suficiente para demandarlos. La protección contra incendios es una obligación cuando pensamos en cualquier edificio, bien sea de obra nueva o rehabilitación”.

La lana de roca como barrera de protección natural contra el fuego

Hoy en día los incendios se propagan 5 veces más rápido que 50 años atrás y un fuego puede tardar tan solo 3 minutos en propagarse desde su ignición hasta el incendio de una sala completa. Por eso, gracias a sus propiedades de resiliencia al fuego y su capacidad para contener un incendio, el aislamiento a base de lana de roca puede establecer la diferencia entre tener un incendio en un edificio o tener un edificio incendiado.

La lana de roca es extremadamente resiliente al fuego y permanece estable incluso a temperaturas superiores a 1.000 ºC, por eso, es útil para contener el fuego y evitar su propagación, actuando como barrera natural contra el fuego. Además, las características naturales de la roca ayudan a construir ciudades sostenibles y seguras con edificios energéticamente eficientes a la vez que resilientes al fuego.

 

Acerca de ROCKWOOL

ROCKWOOL Peninsular, S.A.U. forma parte del Grupo ROCKWOOL. Con 1 fábrica y alrededor de 200 empleados, somos la organización de ámbito regional que ofrece avanzados sistemas de aislamiento para edificios.

El Grupo ROCKWOOL se compromete a enriquecer la vida de todas aquellas personas que experimenten con nuestras soluciones. Nuestra experiencia es fundamental para afrontar los mayores retos actuales en términos de sostenibilidad y desarrollo, desde el consumo energético y la contaminación acústica, hasta la resiliencia al fuego, la escasez de agua y las inundaciones. Nuestra gama de productos refleja la diversidad de las necesidades del mundo, al mismo tiempo que permite reducir su huella de carbono a nuestros grupos de interés.

La lana de roca es un material versátil que forma la base de todos nuestros negocios. Con aproximadamente 11.000 comprometidos compañeros y compañeras de trabajo en 39 países diferentes, somos el líder mundial en soluciones de lana de roca tanto para el aislamiento de edificios y techos acústicos como para sistemas de revestimiento exterior y soluciones hortícolas, fibras de ingeniería diseñadas para usos industriales y aislamientos para procesos industriales, marítimos y plataformas offshore.